Comunidades de Champerico se levantan nuevamente ante los abusos de la agroindustria de la caña de azúcar

  • Monocultivos de caña de azúcar y palma de aceite causan daños irreparables a población y a los ecosistemas de la Costa Sur.

Viernes 27/ 01/ 2017. A finales de noviembre pasado las comunidades de Champerico -Costa Sur de Guatemala-, nuevamente protestaron frente a los constantes abusos de las grandes fincas e ingenios azucareros. En los últimos años la población de ese lugar ha sufrido extrema escasez de agua, contaminación de sus estuarios, deforestación de sus manglares y de los pocos bosques que aún quedaban en la región. Además, la expansión de los grandes monocultivos provoca falta de tierras para cultivar alimentos básicos, a lo que se suman diversos daños a los cultivos de pequeña escala y al medio ambiente debidos a la aplicación intensiva de fertilizantes y pesticidas. En respuesta a las protestas comunitarias, el gobernador departamental de Retalhuleu Jorge Mejía, se comprometió el 19 de noviembre a que las entidades de gobierno actuarían según sus obligaciones de proteger y garantizar los derechos humanos de la población, instalando un diálogo permanente con las fincas e ingenios azucareros, que han reconocido su responsabilidad en el problema.

Este viernes una comisión conformada por representantes comunitarios, entidades de gobierno, empresas y organizaciones civiles acompañantes, verificó diversos puntos donde los ingenios, fincas ganaderas y de monocultivos de palma de aceite y caña de azúcar han desviado, represado y extraído el agua del Río Bolas, dejándolo completamente seco. Esta situación se ha dado sin ningún control o regulación, las entidades de gobierno como el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) no han cumplido su obligación de velar por el uso adecuado de los recursos hídricos y la conservación de los ecosistemas de ribera de los ríos y manglares, ni ha garantizado los derechos humanos al agua, a la salud, a la alimentación y al medio ambiente sano.

En 2001 el pueblo de Champerico se levantó frente a los abusos de la industria camaronera, que estaba privatizando las playas y estuarios, prohibiendo el paso de los pescadores cuyo medio tradicional de vida ha sido la pesca en estuarios y manglares. El “estallido social” -como le llaman los vecinos- costó la vida de dos jóvenes pescadores, y logró poner un alto al abuso de las camaroneras. En esta década, desde 2013 las comunidades de la Costa Sur han venido protestando por la agresiva expansión de los grandes monocultivos agroindustriales -principalmente caña de azúcar, palma de aceite y banano-, ante los grandes abusos que causa sobre el agua, la tierra, la población y los ecosistemas. La "gota que derramó el vaso” fue la desaparición del Río Bolas, que ha sido totalmente "robado" o "secuestrado" por las fincas e ingenios, según los testimonios de vecinos de ese municipio. Hoy día el río Bolas es totalmente secado en el verano, al punto en que el mar ya ha entrado hasta 3 kilómetros de su desembocadura.

Las comunidades de Champerico demandan que las fincas e ingenios azucareros detengan su comportamiento abusivo, y que las autoridades cumplan su obligación de hacer respetar los derechos humanos de la población, así como la conservación de los ecosistemas vitales para el país. Los estuarios y manglares de la franja litoral son claves para la adaptación al cambio climático y la biodiversidad marino costera, además de ser medio de vida de unas 12 mil familias de pescadores artesanales, según datos del Perfil Ambiental de Guatemala y OPESCA.

Página 1 de 67

Siguenos en:

FacebookYoutubeTwitter

 

  • images/bannerlateral/ADECAF.jpg
  • images/bannerlateral/Comunidad Indigena.jpg
  • images/bannerlateral/DSC09385.jpg
  • images/bannerlateral/DSC_0298.jpg
  • images/bannerlateral/banner1.jpg
  • images/bannerlateral/banner2.jpg
  • images/bannerlateral/jorge.jpg

Datos de contacto

Oficinas Centrales:
Tel:(502) 7838-8938

Oficinas Nororiente:
Tel:(502) 7940-0031
 
Oficinas Region Occidente:
Tel:(502) 7766-2722